Geografia

La Ribera Alta, comarca a la que pertenece el municipio de Rafelguaraf, se encuentra situada en la cuenca baja del río Xuquer.

Limita al Norte con L’Horta, al Este con la Ribera Baixa, al Sur con la Safor y la Costera, al Oeste con la Canal de Navarrés-Enguera al Noroeste con la Hoya de Bunyol.

El carácter geográfico predominante de la comarca es el hecho de ser ribereña del Xuquer, lo cual es de vital importancia también en el sentido socioeconómico.

El término municipal de Rafelguaraf, es en su mayor parte llano, limitando al Norte con unas elevaciones montañosas cuya cota más alta es de 131 metros, se trata de la denominada Serratilla.

El relieve del término queda configurado en dos sectores claramente diferenciados: uno de relieve accidentado, en sus zonas Sur y Este, donde destacan los altos de Pérez (231,2 m), los cerros de la Peña Roja (329,5 m) y Barchilla(299 m). La zona restante, al contrario de la anterior, es llana, con cotas comprendidas entre los 30 y los 70 m de altitud, situada al Norte y Oeste.

Los accidentes hidrográficos están basados tan solo en la existencia de barrancos, de los que destacan el del Poble y el de Matilde.

Las aguas subterráneas tienen suma importancia en todo el término, tanto para el riego como para el abastecimiento de agua potable.

De las 1.632,81 Ha., que posee el término, el 56,9% es tierra de cultivo, con predominio del regadío con cerca de 900 Ha. De las que el 90% se dedican a especies hortofrutícolas, principalmente agrios y el resto dedicado a hortalizas, maíz y en fechas recientes arroz.

El secano es de escasa importancia, apenas 30 Ha., dedicadas al olivo y al algarrobo.

La superficie inculta representa el 38% del total de término y se encuentra cubierta por vegetación de pinos y especies espontáneas, no arbóreas e improductivas.

El clima es típicamente mediterráneo, es decir templado y seco, es decir que la lluvia no está uniformemente repartida a lo largo del año, presentándose unas máximas en primavera y en otoño, siendo éstas ultimas más acusadas que en las anteriores. Esto tiene como consecuencia que el agua caída en estas épocas, lo hace con gran intensidad, por lo que su capacidad de erosión es muy grande, y que durante los meses de verano, coinciden las altas temperaturas. Con la poca pluviosidad, por lo que la evapotranspiración potencial es superior a la real, existiendo por tanto un notable defecto de agua en el suelo. Esto explica la sequedad ambiental de los meses estivales.

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31